Cooperante 2.0

¿Te gustaría colaborar con una ONG o una causa, pero ser voluntario te requiere demasiado tiempo o esfuerzo? Bueno, siempre te quedará ser Cooperante 2.0. Esta es la opción que te propone Acción Contra el Hambre (ACH) para que puedas “cooperar” cómodamente desde tu casa vía internet.

Ser Cooperante 2.0 supone ayudar a difundir “el mensaje” de la ONG. El proceso para convertirse en esta figura es sencillo: el primer paso es registrarte (tan sólo se pide nombre completo y correo electrónico), a continuación con una foto del rostro del usuario se crea un avatar y, por último, tan sólo queda “actuar”, es decir, dar a conocer las campañas, causas y otra clase de informaciones de ACH. La principal forma de “actuación” es siguiendo a ACH, compartiendo y difundiendo información en las redes sociales, ya sea Facebook, Twitter, Flickr o Youtube.  Además, existe un kit 2.0 para estos cooperantes en el que hay banners de la ONG para insertar en tu web o blog, logos para difundir en las redes sociales, firmas digitales para acompañar tus correos electrónicos y envío de “mails solidarios”.

Básicamente esto es Cooperante 2.0. Pero aunque ACH lo vende muy bien, ¿qué tiene de innovador?  Al fin y al cabo a penas hay diferencia con lo que otras ONGs están haciendo. Hoy en día  la mayoría de ONGs  más o menos importantes tienen presencia en las redes sociales y ya hay bastantes que ofrecen recursos como banners y widgets para insertar en webs o blogs. ACH no está inventando nada nuevo salvo la forma de presentarlo. Han reunido las ya comunes formas de colaborar on-line que se ofrece al ciudadano, facilitando más si cabe dicha cooperación, y  también le han proporcionado una  estética atractiva. Además, intentan hacer sentir a los usuarios importantes y honorables, como si su actuación fuera a cambiar el mundo. Por decirlo de alguna manera,  la iniciativa se ha americanizado, sólo hay que fijarse en algunos expresiones que ACH utiliza en ella: “tu misión”, “tu objetivo”, “tu tarea”,  “tu recompensa”, “lo que debes saber”, “ponte a prueba”. La postura que adquieren los avatares y esta forma de presentar la iniciativa, parecen convertirla en una especie de misión secreta importantísima, como si del ejército y de reclutas se tratara. Y seamos sinceros, la labor (si así puede llamarse) de estos usuarios no va a cambiar el mundo, a penas va a tener trascendencia, ni siquiera puede ser de lejos comparada con la de un voluntario común, por muy satisfechos que estos colaboradores virtuales puedan o les hagan sentirse.

En cualquier caso, independientemente de la forma en que sea presentada, ¿contribuyen este tipo de iniciativas a una comunicación 2.0? ¿Hasta qué punto en ellas  el ciudadano participa y responde a los discursos de la organización, se motiva un feedback y bidireccionalidad? En mi opinión, en ellas siguen habiendo mucha más voluntad de información que de comunicación, puede que sea una información a una mayor escala, más efectiva e instantánea, pero no deja de ser información. Tras el 2.0 de Cooperante 2.0 puede que estén los medios y herramientas 2.0, pero no la comunicación, como a las organizaciones les gusta presumir.

Al final, llegamos a la misma discusión que en otras ocasiones en este blog, no me extenderé. Pero independientemente de que se de o no comunicación, no quiero quitar mérito a las estrategias del estilo Cooperante 2.0, ya que la información sigue siendo muy importante, pues hace falta que esta se expanda lo máximo posible y que los ciudadanos se conciencien de los problemas e injusticias que existen. Al fin y al cabo,  hace falta concienciarse para luego actuar.

A. Aguilera

Plataforma del Voluntariado de España

En ocasiones, quienes quieren ser voluntarios se enfrentan a varias incógnitas. Desconocen qué tarea les apetece realizar, con qué Organización No Gubernamental (ONG) pueden colaborar, el tiempo que deberán dedicar, si reúnen las características apropiadas… Pero sobre todo, a menudo, no saben dónde buscar ofertas de voluntariado, una cuestión clave para responder a las anteriores preguntas, ya que al leer las propuestas es posible que se definan los intereses. Las plataformas y entidades de voluntariado son un recurso muy útil para conocer las propuestas de las ONG.

 Más de 500 ONG y un sinfín de tareas por realizar. Sin embargo, no siempre es fácil localizar el tipo de voluntariado que interesa y cuesta saber por dónde empezar. Para facilitar esta tarea, las plataformas y entidades autonómicas de voluntariado recopilan ofertas en sus páginas web.

La Plataforma del Voluntariado de España cuenta con un buscador que distingue entre voluntariado presencial y virtual. En el primer caso, se puede realizar una elección por país, provincia, dedicación y categoría. Se da la opción de localizar plazas en Dinamarca, España, Guatemala, Marruecos, Palestina y Sudáfrica. En cuanto a la dedicación, es posible elegir entre una actividad puntual, continua u otra que se desarrolle en vacaciones.

Las tareas se clasifican en voluntariado presencial y virtual, divididas por países, dedicación y categoría.

La búsqueda de actividades de voluntariado se realiza entre una quincena de categorías. Se reúnen propuestas relacionadas con adicciones, ayuda humanitaria, cooperación al desarrollo o derechos humanos, cultura y arte social, infancia, juventud y familia, inmigración, refugio y asilo, mayores, medio ambiente, minorías étnicas, mujeres, personas con discapacidad, en situación penitenciaria o sin hogar y salud.

El mismo filtro se emplea para localizar ofertas de voluntariado virtual, si bien este se lleva a cabo desde el hogar o, cuando menos, sin necesidad de desplazarse hasta los locales de la ONG u otro emplazamiento físico. Basta un ordenador y una conexión a Internet para realizar las tareas de voluntariado.

Además de la Plataforma del Voluntariado de España, las comunidades autónomas cuentan con sus propias plataformas o coordinadoras autonómicas, que gestionan estas acciones en todo el territorio.

Carmen Méndez

Podemos erradicar la pobreza, CREÉTELO

Es una frase corta: ”Erradicar la Pobreza”. Una frase que pretende transmitir un deseo junto con el compromiso de intentar erradicar la pobreza, básicamente porque esta ONG cree que es realizable y necesario.

Cierto, de repente puede parecer una chulería o un deseo infantil, sea como sea, se apuntan a eso con el convencimiento de que la pobreza se puede y se debe erradicar.

La pobreza crece desmesuradamente día tras día, miles y miles de personas, también miles de entidades han dedicado un esfuerzo titánico en favor de los más desfavorecidos, y siguen haciéndolo, y la pobreza sigue creciendo, dando paso a desesperación, enfermedad, violencia, injusticia y muerte.

Erradicar la pobreza se convierte en un deber de La Humanidad, la vida de las personas tiene que ponerse en primer lugar, por delante de todo lo demás.

Esta joven ONG (desde el 2007) pretende transmitir la necesidad de compromiso para erradicar la pobreza, sobre todo a las personas que más tienen, de los que más han conseguido, y en general de todos, porque todos pueden colaborar.

Ahora vamos a centrarnos en su portal de Internet: www.erradicarlapobreza.es. La Asociación Erradicar la Pobreza crearon el portal con el único objetivo de Erradicar la Pobreza y pedir ayuda ciudadana. Admiten que el portal es todavía muy limitado por sus conocimientos y disponibilidad de tiempo y dinero, pero aún así son un grupo pequeño de personas que de forma particular e independiente pretenden aportar su granito de arena de cara al objetivo.

Se proponen sensibilizar a las personas con poder económico, político e intelectual, a fin de que ayuden decididamente a ERRADICAR LA POBREZA.

Impulsan la comunicación, tanto como pueden, entre personas y entidades, entre poseedores y desposeídos, entre donantes y receptores, entre partes y contrapartes, para conseguir avanzar en el objetivo de erradicar la pobreza. Por lo tanto, también, quieren ser puente entre aquéllos que necesitan y aquéllos que quieren ayudar.

En su página web podemos encontrar hojas de voluntariado, ficha de inscripción para hacerte socio o la opción de hacer una donación particular sin ningún tipo de compromiso ni permanencia. La web también ofrece muchos links a otras ONG que luchan por su misma causa, algunas de ellas son Acción contra el hambre, Fundación Akwaba o Fundación Alfonso Comín (proyectos de cooperación internacional), así pues también tiene un link con el que accedemos a la Declaración de Derechos Humanos y otro a los objetivos para el 2015 contra el hambre.

Con la intención de conocer mejor la actividad de esta ONG en Internet, decidimos contactar con ellos con lo que nos dicen que “somos una ONG pequeña que gracias a internet nos comunicamos y difundimos con cierta facilidad. Hay muchos medios en internet que ayudan a esta labor”. Añaden que cada ONG es distinta y lo que de verdad da fuerza y utilidad a una ONG son sus socios y sus dirigentes, así como la repercusión social y política de sus acciones por tanto “no hay que olvidar que el destino de nuestra labor, como la de muchas otras ONG, son las personas que viven en condiciones de exclusión, de pobreza y necesidad, y ellas no utilizan internet y en muchos casos de nada les sirve directamente, hacen falta proyectos que les aproximen y les trasladen sanidad, alimento, cultura, infraestructuras y es va mucho más allá de internet”. Por lo que, Internet se convierte en un medio para llegar a la gente y actuar con repercusión social ya que se ha convertido en los últimos años en una plataforma muy extendida en la que informarse y saber se consigue con mucha facilidad.

A pesar de toda la ayuda que esto les puede ofrecer, Erradicar la pobreza insiste en que la verdadera ayuda para acabar con el hambre es actuar y actuar en forma de donativo o mejor aún, de voluntariado. Tal como declaran ellos “la varita mágica no está aquí, ni en ningún otro lugar. La participación de todo el mundo es importante, tu participación también, todo el mundo es necesario en este proyecto”. Como ejemplo añade que en abril de 2010 esta ONG destaca que la ONU logró reunir 3.900 millones de euros para la reconstrucción de Haití gracias a la difusión a gran escala por sobre todo Internet (página web, redes sociales (actualizaciones, eventos, noticias, movilizaciones en grupos…), etc.), pero también con televisión, noticiarios informativos, radios, prensa, publicidad en time prime…

Desde aquí agradecerle la colaboración a Erradicar la Pobreza quienes vía online, nos ha atendido y ha respondido a nuestras preguntas aportándonos la mayor información y ayuda posible.

 

Almudena Escribá

ONG + INFANCIA + INTERNET

Generalmente damos por hecho que las ONGs crean su web y establecen sus estrategias de comunicación en función de un público adulto. Sin embargo, cada vez es más común que algunas de ellas, especialmente aquellas cuya razón de ser es la ayuda y asistencia a menores, se dirijan a un público infantil. Internet está posibilitando una “comunicación” hasta ahora prácticamente inexistente con un público infantil y joven, “generación e”, que ha nacido y domina las TIC y al entorno digital. A continuación pondré algunos ejemplos de plataformas y recursos que ciertas ONGs han puesto a disposición del sector más joven de la sociedad.

El Mundo de Dina es una página web creada por la ONG Save the Children Suecia en la que se intenta dar a conocer la Convención sobre los Derechos del Niño a niños de entre siete y trece años. Se trata de una página web, o “software multimedia interactivo” como Save the Children la califica, interactiva y atractiva, en la que el niño aprenderá cuáles son sus derechos básicos de una forma fácil y entretenida. Para ello se han creado “historietas” audiovisuales correspondientes cada artículo de la convención, un juego de memoria en el que asentar lo aprendido y un glosario de términos relacionados con la convención, el cual incluye conceptos como “abuso sexual”.  La página cuenta también con un apartado de información sobre el software para maestros, pues se motiva a que lo utilicen en el aula.

Por su parte, UNICEF ya hace unos años que puso en marcha la iniciativa Los dibujos animados en pro de los derechos de los niños (Cartoons for Child Rights) para difundir de una forma atractiva, sencilla y pedagógica lo mismo que El Mundo de Dina, los derechos que la Convención de los Derechos del Niños reconoce a los menores de edad. Se tratan de “anuncios” de unos 30 segundos de duración creados por estudios de dibujos animados de todas partes del mundo en los que no se incluyen palabras, sólo imágenes y música, pero sin renunciar por ello a una gran expresividad. Aunque se han emitido en medios de todos los países, adquieren ahora una nueva vida en internet. Este es un ejemplo de India que trata del derecho a la educación.

 

Además, desde hace poco esta iniciativa ha tomado un nuevo impulso en el territorio español gracias a los nuevos doce videos protagonizados por el popular dibujo animado Pocoyó, haciendo llegar los mensajes a una mayor parte de la población infantil.

 

Por último, me gustaría destacar otra propuesta muy interesante creada por la ONGD Fundació Pau i Solidadaridat País Valencià. Se trata de Interactuem a l’escola, una web en la que se incluyen todo tipo de recursos didácticos para “promover  la reflexión sobre el mundo desigual en el que vivimos y cómo emprender acciones que transformen esas desigualdades”, tanto entre los alumnos de primaria como de secundaria.  A pesar de estar realizada por una ONG menos conocida y poderosa, se trata de una web con un diseño bastante atractivo, sobre todo por su claridad y  usabilidad. Además cuenta con todo tipo de recursos multimedia (algunos descargables): videos, música, imágenes, textos, enlaces, incluso juegos.

Sin duda, todas estas iniciativas fueron concebidas con las mejores intenciones, pero ¿hasta que punto logran sus objetivos?  Por ejemplo, ¿cuántos niños encuentran estas webs por sus propios medios e iniciativa? Uno no se topa fácilmente con ellas si no sabe de su existencia.  Y aún suponiendo que lo hicieran ¿cuántos de ellos se quedarían por voluntad propia más de un par de minutos descubriendo lo que se les ofrece? No creo que muchos, porque seamos sinceros, si bien es cierto que los contenidos se presentan de forma más atractiva e interactiva de la habitual, son muy aburridas. El factor entretenimiento todavía no logra disfrazar o endulzar lo suficiente esa áurea pedagógica que repele tanto a los niños. Puede que en este sentido, los dibujos animados de UNICEF sean, a mi juicio, de los pocos que pueden resultar realmente interesantes, al menos a mi me resultan atractivos.

Así que, seguramente, esta clase de propuestas sirvan más para el ámbito docente. Ambas páginas web, así como otras del mismo estilo, pueden llegar a ser muy útiles como herramienta docentes en el aula, siendo el profesor el que oriente y dirija a los alumnos, haciendo más fácil, y en cierto modo entretenido, el aprendizaje de una serie de valores e informaciones muy importantes para todo ciudadano. En este sentido, Interactuem a l’escola reconoce más la importancia de la figura del docente, aunque en El Mundo de Dina también se incluye una guía para aquellos maestros que estén interesados.

En defnitiva, cada vez es más que recomendable apostar por internet y en general por el uso de las TIC a la hora de llegar a los públicos más jóvenes, que al fin y al cabo son nativos digitales. Y si hay ONGs que contribuyan a ello, siempre será de agradecer.

A. Aguilera

change.org y demás

Cada vez son más numerosas y poderosas las plataformas web que permiten a los ciudadanos y organizaciones “ciberactuar”, como Change.org, care2Avaaz, actuable… La mayoría no se autodefinen como ONGs aunque muchos medios y personas las denominen así, puesto que se trata de organizaciones que no son gubernamentales, que en su mayoría no tienen ánimo de lucro y cuyos objetivos se pueden aproximar mucho a los de una ONG.

Su funcionamiento es sencillo: cualquier persona u organización puede crear una petición, y todo aquel que quiera podrá apoyarla, cuantos más apoyos tenga, más posibilidades de triunfar tendrá. Y ¿qué son las peticiones? Las peticiones son peticiones de cambio de una situación con la que estás disconforme, ya sean relativas a injusticias sociales, derechos civiles, ecología, transparencia política o de todo tipo de organizaciones, etc. Estas peticiones han de estar dirigidas a una persona, entidad u organización a la que se le reclama algo que cambiar.

Lo cierto es que es increíble lo que se puede lograr con un pequeño gesto de cada uno de nosotros que tan sólo requiere unos pocos datos personales (la cantidad de datos necesarios depende del caso y de la plataforma, a veces es suficiente con un correo electrónico). Por ejemplo, hace un par de meses la estadounidense Molly Katchpolle consiguió con su petición a través de change.org y 300.00 apoyos, que The Bank of America (el mayor banco de EE.UU) dejara de cobrar a sus clientes una tasa de cinco dólares mensuales por el uso de su tarjeta de crédito.

Es cierto que las peticiones y los triunfos suelen ser sobre asuntos relativamente “pequeños”. Por ejemplo, no se permite acabar con el hambre en el mundo, hay que actuar sobre cosas más concretas, pero resolviendo pequeñas injusticias, se van sumando granitos de arena. Además, la “justicia” y trascendencia no siempre es entendida igual. Actualmente existe una petición también en change.org  para que la revista People reconozca que el actor Ryan Gosling debería haber sido el hombre vivo más sexy de 2011 y no Bradley Cooper, y dicen: “Together we can right this wrong”. Aunque pueda sonar a broma, tiene ya 5.000 apoyos.

La trascendencia en la sociedad de estas plataformas está aumentando de una forma exponencial en los últimos años. El boom parece haberse dado en el 2007, año en el que se fundaron plataformas como change.org, causes o Avaaz, aunque, por ejemplo, ya en 1998 se puso en marcha Care2. Hoy en día, Care2 tiene casi 15 millones de usuarios, Avaaz.org 10 millones, y change.org 5 millones. actuable, plataforma en español creada a penas hace un año, ha conseguido ya un millón de usuarios.

Comentaba al principio que se podían ver estas plataformas como una especie de ONG, pero independientemente de ello, es evidente el gran potencial que tiene como herramienta para las ONGs, que pueden sacarle un gran provecho y de hecho así lo están empezando a hacer. Por ejemplo, desde la home de actuable se puede acceder fácilmente a las peticiones creadas por distintas ONGs como Ayuda en Acción, Acción Contra el Hambre o Ecologistas en Acción.

De hecho, algunas ONGs han visto un gran potencial en estas “ciberacciones” y han decidido crear una sección en su propia web para incluirlas. Es el caso, por ejemplo, de Greenpeace (“ser ciberactivista”) y Amnistía Internacional (“Actúa”). De todas formas, creo que las ONGs no deberían cerrarse tanto y deberían aprovecharse de estas plataformas webs comunes y de otras redes sociales para conseguir sus objetivos. Para empezar, la cantidad de gente que acceda y se entere de tu petición para después apoyarla, va a ser mucho mayor en estas plataformas, que en la web de una ONG concreta.

En cualquier caso, se podría pensar que esta no deja de ser una recogida de firmas cualquiera. Sin embargo, está resultando ser mucho más efectiva que la recogida de firmas tradicional. Para empezar, porque es online y por tanto es en sí más fácil de propagar la voz y en sí firmar, como que requiere menos esfuerzo a la gente. En este sentido muchas ONGs y otras organizaciones ya hace tiempo que hacen recogida de firmas digitales para cosas concretas. No obstante, estas plataformas tienen una gran ventaja y es que en ellas se acumulan gran cantidad de peticiones y así el usuario, cuando accede a la web puede buscar y apoyar todo lo que le interese. En cuanto a la propagación, reconocen tener grandes aliadas en las redes sociales. Además, si por ejemplo la plataforma permite enviar individualmente un mail de apoyo a quien se esté exigiendo algo, parece que no pero el recibir 30.000 correos supone una mayor presión que tan sólo una lista final.  Por tanto, tanto la propagación, como el apoyo y el resultado final, se ven altamente beneficiados con esta nueva forma de acción social.

A. Aguilera

Taller de solidaridad!

¡Os presentamos la Fundación TALLER DE SOLIDARIDAD! Esta ONGD tiene su origen en una iniciativa de la Congregación de las Siervas de San José como una Organización No Gubernamental de ámbito estatal, independiente y sin ánimo de lucro.

Taller de solidaridad tiene el propósito de potenciar el respeto por los Derechos Humanos y contribuir con los medios que tenga a su alcance para así, hacer realidad la solidaridad internacional con los países que sufren mayor pobreza y aquellos colectivos sociales que más desfavorecidos de España.

Creen en la posibilidad de un mundo estructuralmente más justo y pretenden contribuir a ello por medio de proyectos sociales y de cooperación para el desarrollo, de sensibilización, educación en valores, y promoción del voluntariado.

“Taller de Solidaridad” quiere ser sitio de encuentro entre laicos/as y religiosas, para una labor común. El seno de la Fundación, será un lugar abierto donde personas diferentes puedan trabajar conjuntamente y colaborar respetándose mutuamente, compartiendo determinados valores, convicciones y estilos de actuación. Además, gracias a su filosofía organizativa y a su página web continuamente actualizada, fomenta esa participación social activa en los comités en cada localidad y en cada sede de la organización, participando en actividades conjuntas con otras organizaciones, siendo críticos con nuestra realidad, intentando sensibilizar y concienciar sobre los problemas Norte-Sur…

En la sociedad española de hoy en día existen también grandes desigualdades sociales, colectivos excluidos, la inmigración,… asuntos todos ellos con los que convivimos día a día aunque a veces no les damos la importancia suficiente. Desde “Taller de Solidaridad” se pretende también apoyar acciones encaminadas a disminuir esas desigualdades y a concienciar a la sociedad española sobre sus causas.

Por otra parte, Internet está siendo un medio muy utilizado y de gran ayuda para esta ONGD, aprovechándolo para difundir lo que son y lo que hacen ya que con él pueden llegar a mucha gente. Decidimos contactar con ellos y esto es lo que nos dicen: “el boca a boca tradicional no deja de funcionar pero Internet es una opción más y un refuerzo a la primera. Además, es un medio que permite borrar el papel y con el cual llegamos de inmediato a cualquier parte del mundo”.

En cuanto a las redes sociales aseguran que es un paso más, como un sustituto mejorado del correo electrónico que también, permite conocer a sus seguidores aunque vivan lejos y establecer contacto con ello/as. Tanto los Blogs como las redes sociales son instrumentos gratuitos y de fácil manejo que se deben utilizar para atraer socios.

Por lo que respecta a las webs, últimamente están apareciendo webs a las que puedes suscribir y difundir tu causa, además de solicitar colaboración económica. En la web de “Taller de solidaridad”, http://www.tallerdesolidaridad.org, encontramos secciones como HACES FALTA donde los cibernautas cuelgan sus propuestas de voluntariado. Asimismo, aparece su tienda online para recaudar más fondos y además, promover el comercio justo. Las encuestas también es uno de sus fuertes, pues en su página web siempre hay alguna encuesta a responder capturando así nuevos socios y enterándose de cuáles son las propuestas y las mejoras que los internautas reclaman.

Otra de las mejoras que ha conseguido con Internet, ha sido una mayor transparencia en cuanto a sus actividades: http://www.tallerdesolidaridad.org/proyectos.asp?mode=activos. En este link encontramos toda una lista de los lugares, los destinos, el dinero invertido, el proyecto detallado… al que la ONGD invierte.

Por si esto fuera poco, la comunicación entre sus Comités Locales repartidos por toda la geografía española ha mejorado de manera extraordinaria. Algunos de estas ciudades son Alicante, Barcelona, Madrid, Granada, Mérida, Badajoz, Lugo, Vigo o Salamanca.

Desde aquí agradecerle la colaboración a Taller de Solidaridad quienes vía online, nos ha atendido y ha respondido a nuestras preguntas aportándonos la mayor información y ayuda posible.

Almudena Escribá

Cultura de solidaridad

La pregunta que esta organización lleva formulándose desde hace un año apenas es: ¿qué podemos hacer por un mundo más justo? Alfonso Basco, director de culturadesolidaridad.org y Coordinador de Finanzas Solidarias de la ONGD Fondo Verde, opina que vivimos en una sociedad en la que se puede ser activista de casi todo con infinitas posibilidades de serlo, algunas muy eficaces y con gran poder de cambiar las cosas y otras en cambio, no tanto. Con este portal de internet, la posibilidad de hacer solidaridad es más accesible a todas las personas siendo un espacio abierto a la participación.

Esta joven ONGD nace con el objetivo de concienciar sobre las múltiples opciones que tenemos todo/as de ser personas solidarias y respetuosas con el Medio Ambiente. Poniendo como ejemplo la cita de Gandhi “La diferencia entre lo que hacemos y somos capaces de hacer resolvería la mayoría de los problemas del mundo”, tratan de demostrar que un mundo más justo y mejor, es posible y necesario. Insisten en que desde el llamado primer mundo, es posible acabar con la pobreza extrema y la inmensa mayoría de injusticias de nuestro mundo.

Actualmente, son ocho las personas involucradas en este proyecto distribuidos en distintos ámbitos de la solidaridad. Algunas de esas personas dirigen fundaciones, cooperativas, asociaciones… y cada uno/a aporta su experiencia en un ámbito solidario concreto. Estan localizados entre España, Perú y Ecuador.

Dentro de los espacios de las ONGs actuales, no sólo tratan de realizar proyectos solidarios o medioambientales como otras ONGD, sino que se ocupan de implementar al máximo el efecto multiplicador, dejando claro que la solidaridad es algo en lo que todos los sectores pueden y deben participar. Consideran la educación para el desarrollo clave para que la solidaridad se convierta en algo global, que no sólo concierne a las ONGD.

 Desarrollan su trabajo en varios frentes, los prioritarios consideran que son la educación, la sensibilización y la formación para el desarrollo adaptada a todo tipo de sectores. El poder del primer mundo como consumidores, votantes, creadores de opinión, ciberactivistas… es mucho mayor del que se imagina. La solidaridad se puede adaptar a todos los ámbitos de la vida cotidiana, y puede ser ejercida en todo momento. Por poner un ejemplo: las consecuencias de los hábitos de consumo en la sociedad actual, pueden ser enormemente solidarias o enormemente perjudiciales. Esta simple decisión diaria como consumidores/as, si se realiza apropiadamente y de manera colectiva, puede llegar a cambiar el mundo.

 El papel que juegan las nuevas tecnologías y la red es fundamental porque la Solidaridad 2.0 ya está aquí, está abierta a toda persona que quiera formar parte de ella, y puede llegar a ser el gran vehículo solidario del futuro. El ciberactivismo no es la clave para cambiar el mundo, pero sí uno de los grandes agentes del cambio necesario que necesita el mundo “al revés” en el que vivimos. “Cultura de solidaridad” es una plataforma virtual que realiza algunas actividades en terreno como ONG, es decir lo contrario a lo que ocurre en ONGs tradicionales. Para esta ONGD internet lo es todo, no sólo a través de la web sino también en las redes sociales, entablar convenios con otra ONG, asesorar gratuitamente a otros proyectos, etc. Por otro lado y gracias a que su actividad es principalmente on-line pueden estar en contacto permanente entre ellos mismos, aunque los miembros del equipo estén en diferentes lugares del mundo (ya que la mayoría son cooperantes o vinculados a proyectos de cooperación al desarrollo).

 Por tanto, usar Internet de la manera apropiada tiene grandes consecuencias, que hasta ahora no se conocían. Por poner otro ejemplo: una simple recogida de firmas a través de internet, puede salvar la vida de una mujer condenada a muerte (lapidación) a miles de kilómetros de distancia, como ya se ha demostrado en varias ocasiones.

Muchas veces se le deja la responsabilidad de las soluciones del mundo en manos de grandes empresas, políticos, grandes fortunas… Olvidando la importancia de nuestras pequeñas acciones cotidianas. Sin la participación del resto de la sociedad, este cambio no es posible. El movimiento constante de personas anónimas en busca de un mundo más justo y mejor, las pequeñas acciones, la participación de todos/as… es lo que hará cambiar este mundo.

Desde aquí agradecerle la colaboración a Alfonso Blasco quién vía online, nos ha atendido y ha respondido a nuestras preguntas aportándonos la mayor información y ayuda posible. Alfonso Blasco decidió cambiar su vida de bróker por otra dirigida a ser cooperante y ayudar a los demás hace ya diez años.

Almudena Escribá

¿Te apetece darle una vuelta al mundo?

A más de uno nos gustaría darle la vuelta al mundo, pero ni el tiempo ni el dinero suelen permitírnoslo. Intermón Oxfam lo sabe y por ello nos ofrece su propia forma de dar la vuelta al mundo, mucho más sencilla, barata y, sobre todo, solidaria.

La iniciativa se llama, como no, Dale la Vuelta Al Mundo (DVAM) y se trata de una web que busca, de diferentes maneras, la participación  ciudadana.  En ella el usuario registrado  puede participar proponiendo o informando de actividades solidarias, creando su propio blog, dejando comentarios en los blogs de otros, participando en concursos, firmando y apoyando distintas propuestas y denuncias, … A Intermón Oxfam le gusta denominarla más bien “punto de encuentro” de aquellos que están interesados en la cooperación internacional y quieran cambiar el mundo, o al menos “agitar el planeta”.

Y ¿cómo han conseguido que la gente se interese y participe? Convirtiendo el proyecto en un concurso en el que los participantes obtienen puntos según las contribuciones que vayan haciendo a la comunidad de DVAM. A estos puntos se les llama kilómetros solidarios, que son los que te permiten ir dando la vuelta al mundo. El usuario recibe más o menos kilómetros según el tipo de contribución que haya realizado, cuanto mayor sea la aportación y el esfuerzo, más obtendrá. De hecho existe una lista de equivalencias entre los tipos de acciones y los kilómetros correspondientes, es decir una gradación de las acciones. Por ejemplo,  ganar uno de los concursos que proponen son 3.000 km, mientras que dejar un comentario son 250Km. Ya hay quien ha conseguido más de 40.000 km, dando así al menos una vuelta al mundo .

El concurso lleva ya unos años en marcha, de hecho ahora mismo se está celebrando su cuarta etapa cuyo premio es un viaje a Perú para visitar los proyectos que Intermon Oxfam están realizando en dicho país. El ganador se elegirá por sorteo entre los 50 participantes que más kilómetros hayan recorrido. Sin embargo, uno de los principales requisitos de las bases del concurso es tener entre 18 y 25 años, a pesar de que cualquier persona de 18 años pueda registrarse y colaborar en la web. Es decir, cualquier persona puede colaborar, pero no cualquiera puede ganar. ¿Por qué? No lo sé, eso me pregunto yo. Es cierto que en la presentación de la iniciativa se habla de movilizar a los jóvenes, pero si el objetivo es intentar que la gente se conciencie y adopte una actitud solidaria ¿qué sentido tiene discriminar por edad?

Aunque puestos a encontrarle defectos, no sé qué es peor, si esta discriminación a la hora de participar en el concurso, o que un proyecto con tanto potencial se haya planteado como concurso. ¿Hasta qué punto es bueno fomentar la competitividad en esta clase de iniciativas solidarias? ¿No resulta algo contradictorio?  Y ya no sólo lo digo por la rivalidad, pues se puede argumentar que se trata de una competitividad sana, sino por el hecho de motivar a la gente a que realice “acciones solidarias” mediante incentivos. Y es que el usuario no sólo opta a ganar el viaje, sino que puede ganar multitud de distintos premios más pequeños en el resto de concursos propuestos en la web. Esa clásica forma de educar de “si te portas bien te doy un regalito”, aunque el regalo sea de comercio justo o sea simplemente una cantidad de kilómetros “digitales” que sumar a tu puntuación, ¿es la mejor?, ¿es necesaria?, ¿es acorde con los principios que defiende una ONG?

En cualquier caso, volviendo a lo que aquí nos interesa, hay que reconocer que han sabido sacar muy buen provecho a la web 2.0. En DVAM se juntan lo que otras ONGs proponen por separado: blogs, concursos vía internet, videos, recogida de firmas, …  concienciando así al internauta sobre temas solidarios, pero también motivando su colaboración por diversos medios. Gracias a esta poco común mezcla, DVAM supone una potente herramienta de interactividad y de colaboración grupal muy interesante.

Además, todo esto planteado dentro de una estética de la web muy atractiva (como de diario de viaje). El diseño es original, dinámico y todas las acciones e informaciones disponibles para el usuario han sido organizadas de forma sencilla e intuitiva. Además siempre hay música de alguna parte del mundo sonando, por lo general del país elegido cada mes.  De alguna forma, se logra hacer más entretenido su uso.

Con esta iniciativa se está potenciando, pues, una participación “virtual” que, justamente por ser vía internet y no requerir de una presencia física en un lugar y momento determinado, puede llegar a ser muy elevada. Si no fuera de este modo, mucho gente no colaboraría en acciones solidarias. Pero la gran “facilidad” de colaboración puede ser una trampa, ya que esta se debe, por lo general, al bajo compromiso que exige por parte del usuario, que para “colaborar” no tienen porqué involucrarse especialmente. Lo que pretendo decir es que esa supuesta colaboración que llevan a cabo los participantes se queda en muchos casos en el aire, no es productiva. Dejar comentarios, hacer entradas de blog, firmar electrónicamente propuestas, denunciar una situación,… por lo general sirven para concienciar a los usuarios, lo cual ya es mucho, pues una vez concienciado es más probable que actúe, pero ¿hasta qué punto hay una participación y colaboración directa a la hora de resolver los problemas que se denuncian? ¿Se refleja de alguna manera esta colaboración en la realidad en la que vivimos?

Cambiar, no va a cambiar el mundo, pero al menos permite informar, concienciar, involucrar y hacer participar a parte de la población en un grado mucho mayor al de antes de la utilización de estrategias de comunicación 2.0 por parte de las ONGs. Diría más, en mi opinión, en cuanto aprovechamiento de las herramientas de la web 2.0, Intermón Oxfam con DVAM ha ido un paso más allá que muchos de los proyectos y campañas de otras ONGs, aunque sin duda al proyecto le queda todavía potencial por explotar.

No sé que ha contado más, si la competición y el premio, la estética atractiva y el entorno web, o las ganas de colaborar, pero la cuestión es que parece tener éxito. Prueba de ello es que ya va por la cuarta etapa, y que en ella participan de momento más de 4.700 personas que han recorrido ya más de 15 millones de kilómetros, lo que supone ¡376 vueltas al mundo! Ya puedes ayudar a completar la vuelta 377 recorriendo tus propios kilómetros solidarios.

A. Aguilera

Promusida

El Programa Municipal de Sida de Rosario (Argentina) planifica acciones y desarrolla estrategias de comunicación para quebrar los mitos, el temor, el rechazo y la indiferencia en forma articulada con organizaciones de la sociedad civil que abordan la temática del Sida. La ciudad de Rosario está ubicada en el centro-este de Argentina, en la provincia de Santa Fe. En la actualidad es la ciudad más importante de la provincia y la tercera ciudad más poblada del país, después de Buenos Aires y Córdoba.

Este programa cuenta con el apoyo y la articulación asistencial de la red de servicios de salud pública municipal y trabaja en interrelación con ONGs, organismos estatales y de la comunidad.

Estos espacios permiten potenciar prácticas más seguras y de cuidado entre las personas, así como también la detección temprana de la infección por el VIH, en una persona aconsejada y contenida de manera adecuada, podría permitirle cuidar a sus compañeros/as actuales y futuros de una posible transmisión. En definitiva, ofrecen una gran cantidad de información adaptada al ciudadano de a pie muy bien distribuida y entendible en su página web: http://www.pmsida.gov.ar/

En esta web, encontramos apartados como “consultas personales”, “¿Cómo evitar la transmisión del VIH – Sida?” o “Prevención”. Además, ofrece hacer un test “¿Cuánto sabes del Sida?” muy sencillo y didáctico con la intención de difundir mayor conocimiento de la causa y de los problemas que estas enfermedades pueden llegar a tener. Por si fuera poco, existe un enlace a “Blog Grupo de Jóvenes”: http://grupodejovenespms.blogspot.com/, un blog en el que la juventud de esta organización pretende poner su granito de arena con actividades, reuniones para los más jóvenes, etc. Sin embargo, pmsida.gov.ar no es la típica página web con contenidos generales sino que están perfectamente adaptados a las necesidades reales de la ciudadanía a esta enfermedad: “preservativos femeninos”, “viviendo con VIH-Sida”, “VIH-Sida en el trabajo”, “poblaciones emigrantes” o incluso un consultorio trans.

La puesta en marcha de estos dispositivos ha sido un proceso heterogéneo que respetó las necesidades de cada lugar y las posibilidades de los equipos de salud debido a que en Argentina el problema del Sida es mayor y no todas las zonas geográficas tienen las mismas posibilidades sanitarias, tecnológicas… que otras. Hoy se encuentran funcionando 18 Servicios de Consejería distribuidos en cinco distritos de la ciudad.

Los objetivos generales de Promusida es prevenir nuevas infecciones por VIH en la comunidad, brindar la mejor calidad de vida a las personas afectadas y mejorar la gestión y articulación de acciones entre instituciones públicas y privadas. Un gran avance que ha conseguido Promusida con su presencia en la web ha sido favorecer las condiciones de accesibilidad geográfica, económica y cultural para la realización del análisis de detección del VIH en forma confidencial, anónima y gratuita a toda la población. Como resultado, se ha creado un servicio en el que los ciudadanos pueden acudir sin turnos ni esperas, a solicitar información personalizada sobre dicha problemática o manifestar sus dudas.

Las actividades están basadas en el respeto de los Derechos Humanos y en la perspectiva de género. Sus acciones más significativas son la distribución gratuita de preservativos en Centros de salud y servicios de Consejería y detección, convenios con ONGs para el desarrollo de proyectos de prevención en poblaciones o apoyo a situaciones institucionales específicas, el abordaje de la población de trabajadores sexuales en paradas, puntos de encuentros y salas de espera de servicio de salud o la necesaria formación de multiplicadores docentes impulsando la incorporación de la temática en la escuela, de tal forma que sea factible la prevención entre los niños y jóvenes.

Asimismo, existe una perspectiva de género muy marcada y desde hace unos años se está llevando a cabo un trabajo intensivo con los equipos de salud para la reducción de la transmisión madre-hijo del VIH, a través del ofrecimiento sistemático de pruebas de detección a todas las embarazadas y tratamiento correspondiente.

Así que, desde aquí les mandamos muchos ánimos a estos valientes emprendedores que con su iniciativa cibernética rompieron fronteras y acercaron personas comprometidas con la misma causa.

Almudena Escribá

Apadrina un proyecto

Los ciudadanos podrán elegir a qué ONG, a qué país y a qué tipo de proyecto desean destinar su dinero, gracias a una iniciativa de Mundo Unido, llamada ‘Apadrina un proyecto’, presentada el 7 de noviembre en la Casa del Voluntariado de Madrid. Mundo Unido es una organización privada y sin ánimo de lucro que promueve el nacimiento y desarrollo de iniciativas solidarias.

Apadrina un proyecto es un innovador sistema online en el que puedes elegir no solo a que ONG ayudas con tu dinero, sino en que proyecto concreto se va a invertir. Además, se te notifican los resultados. Todos los fondos recibidos van directamente a una cuenta bancaria específicamente abierta por cada institución que presenta sus proyectos a esta organización, y que se supervisa externamente a través de la figura del defensor del donante.

Apadrina Un Proyecto es una forma fácil, segura y transparente de ayudar a personas y comunidades desfavorecidas en países pobres. Las ONG presentan proyectos que contribuyen a cambiar el mundo, para que todas las personas puedan ejercer su derecho a una vida digna. Personas como tú pueden elegir un proyecto y hacerlo realidad. La colaboración de los usuarios de internet es el protagonista.

En “Apadrina Un Proyecto” sólo se incluyen proyectos de instituciones de probada fiabilidad, que cumplen todas las normas legales y deontológicas para las actividades solidarias, que tengan además un elevado grado de transparencia y que se hayan comprometido a que todos los fondos recaudados se destinen única y exclusivamente a los proyectos presentados y han aceptado someterse a comprobaciones para asegurar el correcto destino de los mismos.

Cualquier persona puede acceder vía Internet a la descripción de los proyectos (objetivo, país/región, presupuesto y demás características), y ver para cada proyecto la cuantía de lo aportado hasta el momento y lo que falta hasta completar el presupuesto. Quien lo desee puede contribuir al proyecto que le parezca mejor, tanto vía tarjeta de crédito, como ingreso directo en la cuenta bancaria de la ONG, recibos periódicos, etc., viendo como aumenta el dinero conseguido para el proyecto y como disminuye lo que falta para completar el presupuesto.

En su pagina web, podemos encontrar varias galerías donde puedes encontrar el proyecto al que apadrinar que se corresponda más con tus intereses, motivaciones, etc. Podemos buscar por tema (agua potable, alimentos, educación, salud…), por región (África, Asia, Oriente Próximo…), por organización (FUNDESO, Solidaridad internacional, Tierra de hombres…).


El presidente de Mundo Unido, José Hernández, argumenta que esta iniciativa es una fórmula nueva en la que los donantes utilizan las nuevas tecnologías para financiar programas de cooperación al desarrollo de distintas ONG. En este sentido, los posibles donantes pueden elegir el proyecto en función de su ubicación geográfica, de la actividad (educación, higiene, salubridad…) o de la institución que lo desarrolle.

Así, a través de su página web, http://www.apadrinaunproyecto.com, los ciudadanos podrán escoger entre distintos programas, como contribuir a la reinserción social de chicos de la calle en Luanda (Angola), la creación de empleo para mujer del sector pesquero en Senegal o la mejora de los servicios de salud en los campos de refugiados palestinos.

Actualmente, existen en la página web nueve organizaciones distintas que han presentado 21 tipos de proyectos, aunque Mundo Unido dice que el objetivo es superar el centenar en un año, extendidos por más de 30 países. Asimismo, las organizaciones incluidas en la web tienen que o haber obtenido la acreditación ‘ONGD Calificada’ de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), ser una congregación misionera, o estar sometida al control de la Fundación Lealtad.

Almudena Escribá