Acoso en la red

El control o descontrol que ofreced Internet en la actualidad lleva a que se puedan dar situaciones de acoso en la red a menores. Es fundamental en esos momentos el papel de los padres o tutores del menor, tanto como para dar apoyo  como para denunciar la situación lo más rápido posible y en el momento en que exista algún pequeño indicio.

Cada día, la ONG Protégeles recibe una nueva denuncia de ciberbulling o acoso a menores en Internet. Para evitar estas situaciones, y enseñar a niños y padres cómo protegerse en la Red, Google ha lanzado su Centro de Seguridad Familiar, para el que contó con el asesoramiento de esta entidad junto con el de Unicef España, Save the Children, EU Kids On Line y Fundación Alia2.

En la presentación en Madrid, el presidente de Protégeles, Guillermo Cánovas, ha relatado que le llegan “una media de 3000 denuncias mensuales sobre circunstancias amenazantes” como pornografía infantil, apología del racismo, promoción de la anorexia y la bulimia, ciberbulling, acoso sexual a menores (druming) o posesión de pornografía.

“Solo un 10 por ciento de estos casos llegan a ser investigados por la policía”, ha dicho, pues la mayoría se pueden solucionar en sus fases iniciales con la mediación de menores, padres y los propios colegios.

“Son los mismos menores quienes en su mayoría contactan con nosotros a través de nuestros perfiles en las redes sociales o del correo electrónico”, una vía que al principio permite el anonimato que los chicos requieren, ha explicado el presidente de Protégeles.

Sin embargo, “llega un momento en que necesitamos conocer su identidad y la de sus padres”, ha añadido Cánovas, para quien “la mediación de familias, profesores y el compromiso de la propia industria pueden evitar muchas situaciones de riesgo”.

De ahí la necesidad de iniciativas como el Centro de Seguridad Familiar de Google. La directora de Relaciones Institucionales de la compañía, Bárbara Navarro, ha recordado que “más del 58 por ciento de los jóvenes españoles entre 9 y 16 años dice acceder a Internet a diario”.

Por su parte, el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, ha señalado que el portal agrupa todas las herramientas de seguridad desarrolladas por Google; enseña cómo configurar los filtros y los motores de búsqueda para evitar el acceso a contenidos nocivos y ofrece información sobre temas “poco conocidos” como la apología de la pederastia o de la anorexia, por ejemplo.


Además se puede acceder a él desde la página principal de Google, que muchos tienen como página de inicio, lo que “facilitará la búsqueda a los padres”, agregó.

Para el director de Alia2, Miguel Comín, “uno de los mayores problemas radica en el gap tecnológico entre generaciones”, por lo que es preciso formar a los padres para que pierdan el miedo a las nuevas tecnologías y realicen una mejor supervisión de sus hijos.

La directora ejecutiva de Unicef España, Paloma escudero, y la coordinadora de derechos de infancia de Save the Children, Liliana Orjuela, han reclamado a su vez “un nuevo marco jurídico que garantice la protección de los menores en las nuevas tecnologías, ya que existen muchas lagunas en este terreno.

Por último, todas las organizaciones y el Defensor del Menor han pedido al “nuevo gobierno entrante” incorporar al currículum escolar temas relacionados con la seguridad en Internet, la protección de su intimidad y el respeto hacia el otro.

Carmen Méndez